Dos mermeladas y dos confituras




Ahí tienes, posando para la foto, las cuatro especialidades que elaboramos este verano: Mermelada de Tomate, Mermelada de Higos, Confitura de Calabacín y Miel, Confitura de Pimiento y Tomate. Muy conocidas y apreciadas por nuestros clientes las cuatro, quiero hablarte hoy un poquito de ellas.

La Mermelada de Tomate la elaboramos con tomates maduros que entran de nuestro huerto. Son tomates de buen tamaño, con mucha pulpa dentro y de piel fina. El sabor del fruto es intenso, una característica de tomates naturales de huerto en temporada.

Es la única mermelada que envasamos solo en tarros de 150g. Se entiende muy bien con todos los quesos, a los que aporta color y sabor. Y hay clientes que no pueden pasar sin ella, cubriendo la tostada de su desayuno.

La Mermelada de Higos la hacemos con higos de nuestras higueras, que entran a diario en la fábrica y los procesamos enseguida porque vienen en su punto de madurez. Además de los higos verdes o blancos, tenemos dos higueras de una variedad que se llama zafarí, que es un higo de piel veteada en rojo y pulpa roja y dulce, y contamos también con higos negros, de pulpa rojo oscuro muy compacta.

Nuestra Mermelada de Higos llama la atención por su sabor y textura y quien la prueba, repite. El contenido del tarro, visible a través de vidrio resulta muy vistoso. Además del tarro de 150g que ves en la foto, la envasamos también en uno mayor, de 360g para que la disfrutes a gusto.

La Confitura de Calabacín y Miel la hemos hecho este año con calabacines de nuestro huerto de Cañá de Arriero y de la Huerta de Faín, de Arcos de la Frontera. La miel es natural, de flores de azahar. 

Degustar esta original confitura con queso curado me parece una delicia. Y lo mismo va en preparaciones de repostería. La envasamos en tarros de 150g.

Y la Confitura de Pimiento y Tomate es única y muy selecta, por eso su producción es limitada. La elaboramos con pimientos y tomates de nuestro huerto, que yo misma recojo de las matas. Ya en la fábrica y una vez limpios, cortamos a mano los pimientos en tiritas casi transparentes, muy finas, y con una cocción muy lenta con almíbar y tomate se hace esta confitura exquisita.

La envasamos en tarros de 150g. Su precio merece la pena porque bastan unas hebritas para realzar el sabor de quesos, carnes, patés, pescado azul... Va con todo y sola está muy buena.

Comentarios