Un paseo por el huerto

Tras los pasados días de lluvia y temporal, doy un repaso al huerto. Quiero ver si el viento ha causado daños. El agua de lluvia tiene un efecto beneficioso, para las plantas es como el mejor de los abonos, pero puede lastimarlas si cae con fuerza en corto espacio de tiempo y la acción del viento fuerte arranca de los árboles la fruta joven.





Compruebo con alegría que todo parece estar bien y este verano tendremos ciruelas y melocotones. El año pasado no hubo. Los melocotones tuve que buscarlos fuera para la Mermelada de Melocotón y la Mermelada de Ciruela no la hice porque el sabor de nuestra mermelada es el que dan las ciruelas de nuestro huerto.


Los albaricoques, como siempre, vienen en cantidad. Hago mermelada de albaricoque para mi familia y pronto la voy a incluir entre las especialidades de la fábrica.



El cerezo no es un árbol que se cultive mucho en esta zona. Necesita inviernos fríos. Me regalaron uno hace años y compré más adelante otro para que pudieran fecundarse porque un cerezo que esté solo no da fruto. Y está cuajado de cerezas, a punto ya de madurar.



Las higueras tienen también frutos verdes, que madurarán a primeros de julio, las brevas o higos brevales, y en agosto será la plena fructificación de higos blancos, negros y zafaríes, que son los que van en nuestra Mermelada de Higos y en la Confitura de Higo, Uva y Manzana. A estas fechas ya hay clientes a la espera de estas dos especialidades, que son muy solicitadas.


Los manzanos aún tienen flores, que conviven en el árbol al mismo tiempo que los embriones de manzana empiezan a desarrollarse. Son más tardías, maduran ya bien avanzado el verano. 

Con ellas haremos el Dulce de Manzana y la Confitura de Higo, Uva y Manzana.




Más tarde llegarán los membrillos. Los árboles estuvieron teñidos de flores blancas y ya los pequeños frutos van creciendo. 

Con ellos elaboraremos en otoño el Dulce de Membrillo y la exquisita y única Jalea de Membrillo.




Del huerto de los frutales paso al de hortalizas. Las hojas aparecen aún salpicadas de las gotas de rocío y brillan al sol. 



Donde el año pasado estuvieron los tomates, en este hemos plantado unos líneos de habas y guisantes para el gasto doméstico. Hemos hecho la rotación así porque son leguminosas y fijan el nitrógeno en la tierra; y porque las habitas tiernas me encantan, por qué no decirlo.





Da gusto verlas. Las matas de habas ya tienen flores. Mira qué bonitas son.

Y para nuestra casa también tenemos ahora en el huerto melones, sandías, berenjenas y cebollinos.




Hermosas crecen las matas de calabacín. Ya hace unas semanas que empezaron a florecer y puedo ver pequeños calabacines que salen como dedos del centro de la planta. Pero lo que me llama la atención hoy es esta bella flor.

Con estos frutos y otros haremos la Confitura de Calabacín y Miel, con miel natural de azahar.



Los pimientos son plantas más pequeñas. La tierra está aún mojada y no consigo hacerles una buena foto sin poder agacharme.
Se verán más vistosos cuando tengan los frutos colgados, verdes y rojos.





En las tomateras veo ya tomates verdes. Todavía tendrán que crecer al tiempo que la planta, que empezará a enramarse por la espaldera de tela metálica. Tienen buen aspecto, verdes, frondosas y sanas. Da gusto verlas. Y olerlas, el olor de las tomateras me anuncia ya la cercanía del tiempo cálido.

Con los tomates y los pimientos elaboraremos la Mermelada de Tomate y la Confitura de Pimiento y Tomate cuando llegue el verano.  

Comentarios