Mermelada de Fresa, así la hacemos

Esta semana primera de abril empezamos a elaborar la Mermelada de Fresa, la única por ahora que hacemos en primavera. La cocina de la fábrica huele a fresa. Elaboramos varios lotes a la par y por todas partes hay cacerolas de distintos tamaños, en unas macerando, en otras, cociendo, y esta misma mañana hemos envasado ya los primeros lotes. La he probado ¡y está buenísima! Y hecha con fresa de primera calidad. ¿Quieres saber cómo?



  


Empieza el día con la selección de la fruta. Distintas bateas donde se separan según el grado de maduración. Tomo una muestra de las más maduras, que serán las que entren en el lote, y mido el contenido de azúcar de la fruta.





Luego el proceso continúa con el pesado, lavado, la preparación de la pulpa... La pulpa, como ya sabes si eres seguidor del blog, es la fruta limpia, pelada y preparada como si fueras a comértela. Las fresas no se pelan, lo que hacemos es solo quitarles las hojas y los rabitos. Están tan apetitosas que dan ganas de comerlas..., pero entonces no podríamos hacer esta mermelada tan buena que ofrecemos a nuestros clientes.

Después las troceamos. Lo hacemos todo a mano, por supuesto, recuerda que el proceso es artesanal. Y de nuevo se pesan para decirte en el etiquetado que lo que llevan de fruta es solo fruta. Es la fruta, hecha mermelada, que ves al abrir el tarro, al sacar una cucharada y extenderla en tu tostada, o en tu yogur, en helados, en tartas de queso, en bizcochos, en cremas de chocolate...


En el proceso la mezclamos con azúcar y dejamos macerar para que suelten jugo y se ablanden. Como te he contado en otras ocasiones, una mermelada se hace por el efecto conjunto del azúcar, el calor de la cocción y la acidez de la fruta. Le añado un poco de zumo de limón por el gusto que le da y para que aporte un poco de la pectina que el limón contiene, porque la fresa es un fruto con muy poco contenido natural de pectina y como es una mermelada natural, como todas las nuestras, no le añado aditivos gelificantes.

Desde la temporada pasada, nuestra Mermelada de Fresa lleva también zumo de naranja sanguina, de un árbol que tenemos en el huerto. Me gusta innovar para mejorar los sabores de nuestras mermeladas y confituras y se me ocurrió darle un toque distinto con esta original naranja y el resultado me agradó. La cantidad de zumo es variable y se la añado en otro momento del proceso.





Tras el macerado, la cocción. En la Mermelada de Fresa, como en otras de nuestras mermeladas, el proceso lleva más de una cocción, que hago siempre yo, poniendo toda atención y cuidado.  





Durante la cocción estoy pendiente solo de la mermelada. Es el paso más importante del proceso. En la mermelada artesanal, como en la cocina tradicional, el punto va unido al saber y a la intuición del cocinero. En la receta hay un tiempo estimado de cocción, sí, pero varía en cada lote porque aunque la especie del fruto sea la misma, la fruta es diferente,  y es el cocinero quien decide el instante de finalizar la cocción.

Por último, la envasamos y pasteurizamos.


Ya sabes más de nuestra Mermelada de Fresa. Con fresa de buena calidad, solo con los ingredientes naturales de una mermelada tradicional y tras un proceso artesanal realizado con mucho cariño por el trabajo que se hace, así es como sale de buena y tanto gusta a nuestros clientes.

En esta temporada hemos utilizado una variedad de fresa más dulce y jugosa. La mermelada lleva más fruta y la ves al abrir el tarro.


 

Y otra novedad es que vamos a envasar también el Jarabe de Fresa, que se usa en repostería y confitería.


 


Comentarios